Nutriendo emociones creamos nuestro mundo

En OBJETIVO OK nos gustaría contribuir a mejorar el mañana por ello deseamos que cualquier persona que contacte con nosotros encuentre la forma de mejorar su bienestar a través del cuidado de la alimentación y de las emociones.

Queremos que cada persona que se acerque a nosotros pueda construir un buen concepto de si mismo y de su cuerpo dando valor a su identidad y a sus propios deseos, teniendo la posibilidad de explorar la nutrición y los alimentos y, a través de estos, las relaciones con el entorno y con los demás. En pocas palabras, ser consciente de cómo me relaciono con la comida como reflejo de la forma en que me relaciono con el mundo. Por tanto, desarrollar la capacidad metafórica de nutrir nuestras emociones, para crear nuestro mundo y nutrirnos de todas nuestras experiencias.

objetivo-ok-articulo-9

La idea de unir la Nutrición con la Emoción surge de la necesidad de encontrar el lugar donde convergen la parte física y la emocional de la persona

¿Cómo te sientes?, ¿quieres hacerlo?, ¿te gusta?

Son buenas preguntas para despertar la conversación entre uno mismo y su cuerpo.

Desde nuestra experiencia, hemos visto que las personas solemos disociar nuestro cuerpo de aquello que sentimos, como si lo que sintiéramos no tuviera cabida en nuestro físico. Nuestra parte material es vista por nosotros como un ser extraño, que no nos pertenece y que nos juega “malas pasadas”, cambiando de apariencia constantemente. En este cambio continuo, nuestra cruzada se convierte en recuperar el “cuerpo original” o, más bien, la idea que hemos creado físicamente de nosotros. Con esta lucha entre nuestro “cuerpo original” y nuestro “ideal de cuerpo” nos sometemos a una gran presión que se traduce en malestar y en relaciones negativas con nuestro entorno.

Aprender, pues, a relacionarnos de manera positiva con la comida nos enseña otra posibilidad de relacionarnos con el mundo.

Debemos encontrar la forma de nutrirnos de nuestras emociones y las de los demás. Gozar del alimento, experimentar emociones y sentimientos al comer es importante para aprender a reconocer la saciedad y encontrar el punto de bienestar al comer, sensaciones necesarias para hacer de este acto vital, un acto que nutre no sólo nuestro cuerpo sino nuestra mente de vida y de experiencias.

¡Qué importante encontrar la forma de nutrirnos de nuestras emociones y las de los demás! Gozar del alimento, experimentar emociones y sensaciones de bienestar que nos hagan sentirnos bien.

Amar a nuestro cuerpo y a nuestro ser nos dará la fortaleza para crear y hacer sólo lo mejor para él. Comprender que la forma en que nos relacionamos con la comida es lo vulnerable y no nuestras posibilidades, nos ayuda a crecer y construir nuestro mundo.

En Objetivo OK deseamos que elijas sentirte OK.

Nutriendo emociones creamos nuestro mundo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *